Uber el nuevo “coco” de los taxistas: Rojos amenazan con guerra

 

Un día necesitaba el servicio de transporte para ir a una reunión por Casa Presidencial. Así busque el servicio de taxi que estaban aparcados al frente de la iglesia de San Pedro. Uno a uno pregunte ¿quién me podría llevar? todos se negaron.

La razón por la cual no querían llevarme es porque se trataba de una carrera “mala” por ser corta. Le digo a uno de estos servidores públicos que no existe una razón justificada para no darme el servicio y que esa actitud era ilegal.

Para que decir lo que me respondió.

Pero claro, hoy quieren darse como los pobrecitos con la llegada de la competencia, una que los puso a temblar y que sin duda les esta quitando clientes.

Como si se tratara de una historieta. Surge un nuevo enemigo para el gremio de taxistas. Un enemigo feroz, más poderoso e incapaz de detenerse.

Este nuevo enemigo es una aplicación, que tiene acceso cualquier persona en el mundo. Es tan poderoso el enemigo de los taxistas que da servicio de calidad y la vivencia de estar siendo atendido en un transporte “privado” adecuado y limpio.

Claro, los taxistas no desean limpiar sus unidades o que estas no huelan a sudor o humo de cigarrillo. Su lucha es porque se redujo supuestamente sus ingresos en un 50%.

Ese mismo discurso de reducción lo vengo escuchando cuando surgieron los piratas y el servicio de porteo. El mismo discurso que los tira a la calle porque no desean pagar más el marchamo, RTV o los tan caras seguros. Pues, si es tan mal negocio: ¿Por qué no dejan el negocio e inician otro que sea rentable?

Cuando un negocio comienza a perder clientes existe una herramienta que puede ayudar a mejorar la situación: diversificación del producto.

Pero no, los taxistas prefieren tirarse a la calle un día e interrumpir el libre transito de los costarricenses que sí desean cumplir con su trabajo.

Uber llega a molestar el tranquilo y dominado mercado de transporte público y los taxistas solo tienen pretextos tercermundistas para simplemente amenazar, como si Costa Rica fuera un país extremista.

Y si un taxista se atreve a trabajar, comete el enorme pecado de trabajar, sus supuestos compañeros le lanzan huevos de gallina a la unidad, sin importar que dentro este un cliente.

Ahora este gremio se atreve amenazar que en Costa Rica habrá una guerra, tremenda solución y postura de este gremio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *