La Costa Rica visionaria en manos de miopía política

Por Cristian Leandro

Solo hay que darse una vuelta por el supermercado para darte cuenta de una cosa: cada día es más difícil rellenar el refrigerador.

Nuestra historia se caracteriza por tener dentro de sus páginas nombres anotados de hombre y mujeres que contribuyeron a lograr tener una clase media próspera, trabajadora y estudiada.

Hoy la brecha se reduce, la pobreza aumenta, golpeando con múltiples necesidades a la ya concurridos pasillos de las instituciones sociales.

Los ticos dejamos de pagar impuestos ante una clara desilusión por las malas administraciones, que solo provocaron la desaparición de la adecuada repartición de la riqueza.

Las empresas tienen sus planillas estancadas en tamaño, empero, aumentaron su producción ante la enorme demanda de un mundo globalizado.

Nos olvidamos que la clase obrera fue uno de los pilares del desarrollo del país y el Estado, de forma estratégica, daba vivienda a precios cómodos para que esas personas y sus familias devolvieran con trabajo e impuestos.

Las personas que me conocen saben que mi pensamiento es de centro derecha, como también saben que creo en un Estado motor del desarrollo económico.

También saben mi postura sobre el papel equivoco de algunos lideres sindicalista ante la crisis fiscal que atraviesa el país, silenciada por los atemorizados políticos populistas que hoy dirigen nuestra nación.

Cuando en el hogar se da una crisis económica, la sabiduría financiera de nuestros pioneros y visionarios, nos enseña que es el momento de bajar gastos y aumentar el ahorro. Educación lógica que es rechazada por algunos sindicalistas.

Tenemos carreteras congestionadas de vehículos, motocicletas y autobuses. Aún así continua el negocios importador de vehículos usados de forma descontrolada, rutas de autobuses retrogradas y con unidades en mal estado y llenas de cucarachas.

Podemos seguir importante vehículos que características ambientales adecuadas y poco a poco sacar de las calles aquellas maquinas que parecen alimentarse con leña.

Podemos dejar nuestro carro y utilizar el transporte público, con unidades cómodas y limpias. Buses cuyas rutas no afectan a la colectividad y me obligue a madrugar para así luego caminar a mi lugar de trabajo.

Nadie quiere dejar la comodidad del “así es y así funciona”, un conformismo que se observa incluso en Casa Presidencial.

Pensar en grande es parte de mi personalidad para salir adelante con mi hijo al lado. También debemos pensar en grande como nación.

Panamá piensa en grande y nos saca ventaja en casi todo. Incluso los ojos de inversores dejaron de ver a Costar Rica como la Suiza Centroamericana y ahora se fijan en el país canalero.

Ocupamos más Pepes, Calderones Guardia, Carmenes Lyras o Franklin Chang. Yo puedo ser, lo quiero hacer y trabajo para ello.

Costa Rica es bendita y es hora que surjan los Steve Jobs, Lennon, las Hillary Clinton, Georges Lucas. Sobre todo que surjan los Sylvia y Claudia Poll, Nerys Brenes, José Marías Castro Madriz, Braulios Carrillos, Anas Istarus, Jorges Debravos, Esteban Ramírez, entro otro ilustres costarricenses.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *