Nueva sorpresa de Apple se llama Titan

titamPor Cristian Leandro

Apple desde sus inicios causó expectativas en cuanto a la innovación en el área de la computación e informática. Posteriormente revolucionó en la industria del cine animado y luego con los dispositivos móviles.

Hoy, el gigante de la manzana mordida posee un centro de investigación tan secreto que siempre se especula sobre cuáles serán las novedades que podrán surgir de su sede en Cupertino, Estados Unidos.

En los últimos años, Apple ha sido fuertemente criticada, incluso se mencionó que desde la muerte de uno de sus creadores, Steve Jobs, al gigante se le había acabado la cuerda novedosa.

Pero, como toda gigante tecnológico siempre posee uno o los cuatro Ases bajo la manga, lo que hace templar a sus competidores más férreos: Microsoft y Samsung.

Apple, sin duda diversificará, por lo que en estos momentos será un fuerte competidor de la industria menos pensada por los amantes de los gadgets.

Sus investigaciones 

Apple pasó de invertir unos $500 millones en 2006 a alcanzar casi $10.000 millones en 2016, según publicaron The New York Times y el diario español El Mundo.

Ese aumento, en el presupuesto para investigación, está dirigido a la investigación y el lanzamiento de un nuevo producto. ¿Tanto dinero para mejorar el iPhone? ¿Qué tendrá en mente Tim Cook? ¿Por fin Apple entra a la industria automovilístico, como se anunció en 2010?

Con la inyección de recursos Apple vuelve a colocarse en la lista de empresas que buscan la innovación con nuevos productos. Esta iniciativa surgió después que el gigante coreano Samsung les ganara la carrera en el lanzamiento de los reloj inteligentes.

Su diversificación de productos es la peor carta de presentación de Apple en la actualidad, ya que posee un catálogo de dos o tres móviles, dos líneas de tabletas, ordenadores y sus periféricos y el software que lo acompaña, así que le debe resultar más fácil concentrar los esfuerzos en investigación que a compañías con porfolios tan amplios como Samsung, Sony o Panasonic, resumió el Times.

Sobre este tema, El Mundo señala que en la fase de desarrollo del iPhone y el iPad, entre 2005 y 2009, como ha analizado AboveAvalon, es cuando la inversión en I+D empezó a incrementarse, con otro salto significativo en los años 2012 y 2013 (desarrollo del Apple Watch).

En estos dos últimos años Apple ha dado otro salto hasta alcanzar casi los $10.000 millones de dólares, lo que la colocaría en puestos de cabeza. Pero ¿qué están preparando con ese dinero?

Tanto The New York Times como El Mundo señalan que se trata del proyecto Titan, el coche autónomo. Lo avalan entre otras actuaciones la constante contratación de ingenieros del sector de automoción o la reciente divulgación de que quiere comprar unos terrenos que algún experto ha calificado como idóneos para probar el futuro coche.

Se desconoce aún las características de lo que sería un automóvil inteligente, ecológico y que cambiaría la industria automotriz. Las razones del silencio es que dentro de esta industria las grandes compañías están aumentando las inversiones en investigación y utilización de nuevas tecnologías para el “auto fantástico”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *