La adicción a la pornografía: todos y todas la consumen … ¿Cómo dejarlo?

mujer-con-blusa-azul-y-rojo-sentada-en-la-cama-al-lado-de-su-pareja-llorando

  • Mujeres igualan a los hombres en su consumo, según estudio

Por Cristian Leandro

Alfred, estadounidense de 33 años de edad, se declaró ser adicto a la pornografía. Igual lo hizo Sofia, una canadiense de 25 años de edad. Y es que según un estudio realizado – por la misma industria del entretenimiento para adultos – señala el aumento del consumo de sitios de categoría X.

El estudio realizado en 2015 señala que 3 de 4 mujeres consumen sitios web con contenido sexual explicito. En cuanto a los hombres 90% de los caballeros también visitan sitios web X.

El estudio detalla los gustos de consumo y en el caso de Costa Rica las mujeres prefieren vídeos lesbicos aunque se declararon ser heterosexuales, de ahí que el informe señala las fantasías ocultas por parte de las costarricenses. En otras palabras nadie se salva a la adicción de la pornografía.

Consecuencias

En un artículo publicado en el sitio web de la Asociación Americana de Psicología, Ana Bridges, psicóloga de la Universidad de Arkansas, en Estados Unidos, y autora de varios estudios con respecto al tema corrobora este aspecto.

La pornografía está prácticamente en cualquier parte. Internet ha hecho más fácil que nunca desarrollar una fijación erótica. Cuando el uso del porno se vuelve intenso en frecuencia o duración, comienza a interferir en otras áreas de la vida de la persona”, indica Bridges.

En lo que respecta específicamente a las relaciones de pareja, la especialista señala que en los estudios que ha realizado ha descubierto que, en algunos casos,la pornografía puede ser beneficiosa para algunos.

Sin embargo, en el caso de hombres en parejas heterosexuales, lo que suele ocurrir es que se desconectan emocionalmente de la persona que tienen a su lado.

“Tienen más secretos, menos intimidad y más depresión”, dice Bridges.

La experiencia de Simmons podría ejemplificar este punto. El joven cuenta que sus experiencias sexuales con mujeres de carne y hueso no eran satisfactorias.

Adicción 

La particularidad de la pornografía es que penetra en el sector del placer del cerebro, mismo que pide la generación de dopamina – hormona del placer sexual – y serotonina – hormona de la felicidad y que regula la temperatura corporal -.

El consumo de la pornografía va en crecimiento lo que aumenta la sensación de felicidad por parte del consumidor, generando con ello la adicción ya que el cerebro pide ambas hormonas.

Mismo caso se observa con la cocaína y la heroína con la diferencia que la pornografía tiene un fácil y mayor acceso desde los dispositivos móviles con conexión a Internet.

“No podía concentrarme ni siquiera en las actividades diarias más sencillas. No sabía que tenía un problema con el porno. No lo reconocía, pero fui un adicto durante seis años”. Así describe Daniel Simmons su relación con la pornografía.

Según una publicación de la BBC, Simmons explicó que todo comenzó cuando el joven británico, que actualmente tiene 23 años, cumplió 15. Sus padres le regalaron una computadora portátil y, como muchos adolescentes, comenzó a buscar en internet sitios relacionados con el tema.

“Rápidamente se convirtió en una actividad diaria. Veía porno dos horas cada día. Y en algún momento, el contenido que empecé a consumir empezó a perturbarme e intranquilizarme”, cuenta Simmons.

Cuando las cosas empezaron a salirse de su control, se tropezó en internet con un sitio web dedicado a la adicción a la pornografía y dejó de sentir que estaba solo.

Decidí abstenerme del porno y la masturbación por 100 días. Las primeras dos semanas fueron horribles, tuve muchos cambios de humor. Fue realmente difícil”, recuerda Simmons.

La solución

Como toda adicción debe ser tratado por especialistas que abarquen las tres zonas de la persona humana: la espiritual, física y psicológica.

En Costa Rica existen centros, como Proyecto Nova o los grupos de Sexo Adictos Anónimos (SAA). SAA funciona en Barrio Don Bosco; Renacer, en Cartago, y Nuevo Renacerque. Ambos centros ayudaría al adicto a la pornografía, lo importante es – como lo indica el primer paso de Alcohólicos Anónimos – reconocer que se tiene un problema y que ocupa ayuda.

El hábito rápidamente se convierte en adicción, y mientras el tiempo pasa en silencio, esta adicción poco a poco va carcomiendo todo lo que es importante para las personas.

Y aunque es totalmente recomendable que buscar ayuda profesional, hay cosas que se puede empezar a hacer hoy que podrá ayudar durante todo tu recorrido a librarte de esta adicción.

Es importante mencionar que todo esto tomará tiempo y mucha paciencia, así que no te desanimes si fallas al principio y recaes. Lo que importa es el hecho de que solo vence en cualquier adicción quien persevera y, como una ayuda en tu lucha, te ofrezco estos seis consejos:

  • Haz ejercicio

    El hacer ejercicio ayuda de una forma impresionante a cualquier adicción, pero especialmente una adicción a la pornografía, pues ayuda con el estrés y todas aquellas emociones que ignoramos y luego lidiamos por medio de la adicción.

  • Adopta una ética de honestidad

    La adicción sigue creciendo mientras se encuentren los secretos. Elige a una persona con la cual puedas ser totalmente honesto. Aunque sea difícil, vergonzoso o doloroso serlo cuando tengas que decir que eres adicto a ver este tipo de imágenes o videos.

  • Haz una lista de métodos de prevención

    Haz una lista de cosas que puedes hacer cuando llegue la tentación de ver pornografía. La lista debe de tener al menos diez cosas que te ayudan y te hacen sentir bien. Si una no funciona, sigue a la otra. Lo que importa es hacer que la ansiedad disminuya.

  • Elimina cualquier método de acceso

    Instala programas y nuevas contraseñas que solamente alguien más tenga, para computadoras y celulares, ya que son las formas más comunes de ver pornografía. Elimina cualquier cosa que te pueda llevar a verla ya sea en tu trabajo o en casa.

  • Pausa ante la ansiedad

    Como cualquier otra adicción, la adicción a la pornografía se vuelve una forma de lidiar con emociones con las que no queremos lidiar. Es importante entender que éstas son simplemente emociones y que no importa qué tan fuertes sean, no harán que explotes. Cuando sientas tristeza, enojo, ansiedad o cualquier emoción que te provoque querer “huir” y ver pornografía, primero haz una pausa para respirar de manera profunda varias veces. Con el tiempo te darás cuenta que estas emociones pasan sin necesidad de que acudas a la pornografía. De esta manera aprendes a lidiar con ellas, en lugar de evadirlas.

  • Reencuentra tu lado religioso o espiritual

    Si eres miembro de alguna fe, religión, o simplemente crees en Dios, acude a Él cuando te sea difícil lidiar con las tentaciones que tienes diariamente. Cualquier adicto encuentra solaz en saber que puede recibir ayuda de Alguien mucho mayor a él.

    Todos estos consejos son buenos y aplicables a cualquiera que emprenda el recorrido a la recuperación. Con todo, el recurso más importante que tendrás será la perseverancia, pues esto tomará tiempo, caídas y mucho aprendizaje, pero al final todo esto vale la pena cuando recuperas tu capacidad de controlar tus impulsos, emociones, y decisiones.

Fuente: Familias.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *