Negocios desde el punto de vista cristiano es un buen negocio

13861582_xxlPor Cristian Leandro

Las empresas con un pensamiento cristiano son fuertes en el mercado, con éxitos que llama la atención y con un crecimiento que cualquier gran corporación se desearía. Pero, ¿Cuál es la causa?

El lema que circula entre los emprendedores cristianos da una pista: La fe es una parte vital de nuestra vida así que, ¿porqué no hacerla también parte de nuestra experiencia emprendedora?

El Centro Evangelistico, la congregación que asisto desde hace dos años, me mostró que la vida cristiana es un combustible para el emprendimiento y el desarrollo de innovaciones en las empresas.

Por ejemplo, uno de sus ministerios como “Hombres con Destino”, liderado por el Pastor Javier Acuña, genera que los asistente utilicen la palabra (La biblia) como un instrumento para ser mejores en todo el ámbito de la vida; incluido los negocios y emprendimientos.

Si bien el título de este post menciona “negocios cristianos es un buen negocio” en realidad los principios son aplicables para toda forma de creencia o religión.

Dentro de las principales características del por qué se puede hacer negocios rentables con un emprendimiento cristiano es que el negocio estará liderado con personas con fuertes principios y valores.

Además, está el factor de rentabilidad, ya que el negocio ofrecen servicios y productos dirigidos al mercado cristiano, que en el caso de Costa Rica está en crecimiento y se fusiona además con todas las ramas de la cristiandad.

En ambos casos, la identidad de los emprendedores cristiano genera expectativas altas en el consumidor final, ya que los servicios y productos poseen excelente calidad, productos adecuados a sus necesidades, una atención personalizada, asesoría y un buen precio, según publicó Ideas de Negocios en su sitio Web.

Aunque existen variedad de negocios que se derivan como resultado de las actividades religiosas, estas ideas pretenden darte un punto de partida para iniciar tu proyecto de negocios que además de brindarte satisfacciones económicas, seguramente también te brindará excelentes amistades y el gusto de contribuir con la formación de otros miembros de tu comunidad.

Las congregaciones cristianas también están compuestas por profesionales y un universo de personas que permiten la realización de nuevas ideas empresariales y profesionales.

Como Dios manda …

Esa es la primicia incluso en los negocios liderados por cristianos. Desde tiempos bíblicos, los decálogos han mostrado ser herramientas útiles que nos permiten tener siempre en mente los principios fundamentales para guiar acciones y son importantes a tomar en cuento a la hora de hacer negocios.

Ricardo Salinas escribió en su blog “los diez mandamientos para el éxito en los negocios” y como empresario detalló una listas de principios.

La semana pasada, la Revista Expansión del grupo editorial homónimo publicó como primicia exclusiva mi Decálogo para Empresarios y Ejecutivos.

Consejos al cristiano que inicia un negocio:

  1. Lo primero es que tienes que conocer y comprender de qué se trata el negocio: ¡Conócelo a detalle o no le entres!
  2. Nunca olvides que el propósito central de cualquier negocio es producir más y mejores productos o servicios… siempre al menor costo posible, logrando así la preferencia del cliente. La preferencia se manifiesta como ventas crecientes, cualquier otro indicador es mera ilusión óptica.
  3. Es esencial vivir y respirar un ambiente de economía extrema: los recursos nunca sobran.
  4. No dejes pasar buenas oportunidades de crecimiento; pero ten mucho cuidado con la trampa de la sobre-expansión, en especial evita soñar con nuevos negocios cuando no tienes al personal capaz de ejecutarlos.
  5. Como empresario o ejecutivo, la responsabilidad del negocio es tuya, no de tus subordinados. Cuando delegas autoridad y responsabilidad, debes mantener una cercana y constante supervisión sobre las personas delegadas.
  6. Siempre debes estar alerta sobre cómo mejorar los procesos, ahorrar costos, subir ventas y bajar gastos. Aprende y usa el método de Kaizen.
  7. Debes estar dispuesto a tomar riesgos, siempre que el riesgo sea justificado y el negocio, o la iniciativa propuesta, presente una probabilidad razonable de ser rentable.
  8. Un empresario siempre busca nuevos horizontes y mercados desatendidos en territorios foráneos.
  9. Siempre debes respaldar tus productos y servicios con una muy amplia garantía de satisfacción para el cliente y en caso de duda, decide siempre a favor del cliente.
  10. Si tienes éxito y te vuelves muy rico, considera que la riqueza es para trabajarla y ponerla al servicio de la gente. Recuerda tus responsabilidades para con tus empleados, socios, accionistas y el público (Carlos Slim nos recuerda que sólo somos administradores temporales de la riqueza).

Fuente: Ricardo Salinas

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *